75. CAMBIOS, DUELOS, PERDIDAS… CAMINOS QUE TRANSITAR, PASOS DE LOS QUE APRENDER.

Muelle Deport. (5)

En el año 2003 comencé mis primeros pasos en este camino en el que aprendí a perderme, a dejarme ir para asumir que NUNCA volvería a ser la misma mujer y que además aprendería a vivir aceptando: las pérdidas físicas de quienes estarían de otra forma en mi vida, las pérdidas presenciales de quienes habían cambiado su rumbo, los cambios inesperados, las situaciones no elegidas, etc.

Tras 16 años separada de mi hermana un linfoma cerebral me daba la oportunidad del reencuentro con ella. Mientras tenía que escuchar a diario los testimonios de diferentes personas sobre lo ocurrido y además vivir con la angustia de diagnósticos, falta de medicina y un largo etc. que padecía mi hermana en Caracas-Venezuela, yo desde aquí en Las Palmas de Gran Canaria pasaba cada día sintiendo que me arrancaban la piel, las esperanzas y mucho más.

Ante la incertidumbre de lo que podría ocurrir, elegí aferrarme a la esperanza así que cada día después de cada llamada a Venezuela me iba a mi rincón de Amor que tenía en mi casa para rezar, encender una vela y cantar mirando su fotografía esta canción, confiaba en que volvería a verla, en que podríamos estar juntas de nuevo y …

Efectivamente el 21 de noviembre de 2013 tras muchos meses de sufrimiento mi hermana llegaría al aeropuerto de Tenerife donde yo iría a esperarla con un amigo enfermero. Con el peor pronostico e incluso sin esperanza ya que  la presión intracraneal de un vuelo durante tantas horas podría haber puesto fin a su vida… allí volví a reencontrarme con mi hermana VIVA después de 16 años separadas…

Imaginate cuantas emociones contrariadas sentí, mientras en Las Palmas de Gran Canaria mis padres y hermana Mercedes esperaban una llamada que realice para decirles eufórica: “Esta Viva y ponerla al teléfono para emitir las pocas palabras que podía pronunciar”…

En Gran Canaria le esperaba una ambulancia medicalizada en Agaete para trasladarla al Hospital Dr. Negrín. Allí con el peor pronostico estuvo durante tres meses entre la vida y la muerte.

Aún así decidimos aferrarnos nuevamente a la esperanza y aunque su memoria reciente estaba destruida, tan sólo recordaba a sus padres y hermanas, había olvidado que era madre, etc. día a día con una dosis extra de amor, esperanza mi hermana recobro su memoria, pudo caminar sin ayuda, volver a escribir, leer, etc… después de salir del hospital y durante un año de esfuerzos.

mde

Mientras su marido insistía en decirle que no volvería a servir para nada, que nunca recobraría la memoria, que era inútil todo cuanto hacíamos,  que no se podía… Aún así no escuchamos, simplemente CREÍMOS así que con nuestra fuerza y nuestro amor, con su tratamiento medico, con su voluntad,  con fotos, carteles y trabajo diario entre todos unidos lo logramos.
El proceso fue acompañado de otras situaciones difíciles divorcio, abandono de sus hijos, declaración de desamparo, ordenes de alejamiento… Aun así Resistimos.

mde
mde

La Vida nos regalo un año para disfrutar de ella. Un año que paso muy rápido y que entre la enfermedad, sus dos hijos y las demás responsabilidades que teníamos entre manos apenas pudimos disfrutar de ella.
Después su enfermedad comenzó avanzar nuevamente de forma progresiva y sin poder detenerla… Fueron dos años en un hospital para lentamente ir dejando de oír, ver… hasta su muerte.
Durante ese camino de enfermedad, dolor, tristeza y mucho más también tuve que vivir mi ruptura de pareja y las diferentes dolencias que mi cuerpo empezaría a sentir, causadas por tanto sufrimiento llegando incluso casi a quedarme sin poder dar un paso.
Pero elegí estar allí hasta el último momento de su vida y así lo hice. Cuando casi no podía más y sabía que tenía que buscar ayuda para resistir llego a mis manos un libro que abrió las puertas de uno de los pasos más duros y decisivos de mi crecimiento “El camino de las lágrimas”.

 

Mi hermana murió con 41 años y después de esa experiencia empecé un aprendizaje a través de leer diferentes libros, mi propia experiencia y trabajo personal que me llevo a superar aquel hecho tan doloroso.

Aprendí a vivir con la taquicardia, ansiedad,  falta de apetito y otros síntomas variados con los que hablaba y de los que me hice amiga puesto que ACEPTAR es un paso fundamental en el camino de reencontrar sentido a la Vida otra vez.

Su cuerpo nos dejo el 10 de mayo de 2007, tras una dura y larga noche de sufrimiento que resistió para irse cuando abandone la habitación.

Este Viernes pasado se cumplieron 12 años desde que se fue…

Yo viví esa perdida como hermana y además quería evitar el sufrimiento de los míos, no entendía como podía sentirlo siendo padre o madre así que encontré otro libro que contaba la historia de un padre como se sentía tras la perdida.

Y así me fui comprando libros, películas y material para ir haciendo mi propio trabajo personal de duelo y ayudar a los míos a seguir.

En el año 2009 me quede embarazada, creí que ya había transcurrido el tiempo suficiente y que estaba preparada para vivir esta experiencia. Mi embarazo duro 6 meses y aquel parto fue arrancarme literalmente a Lucia de mi vientre.

Volví a enfrentarme otra vez al duelo, en esta ocasión de mi propia hija y además de mi vientre. Según salí del hospital el primer sitio al que pedí a mi pareja que me acompañara fue a la librería y allí me esperaba el único ejemplar que quedaba “La Cuna Vacía”.

Me hice además con más libros, más material y fui pasito a pasito volviendo a conectar con la vida ya que estuve muchas veces a punto de suicidarme.

Cuatro años después considere superada esa experiencia y me arriesgue a un nuevo embarazo. En una revisión rutinaria a la que asistí sola su corazón ya no latía y tuve que enfrentarme a otro nuevo legrado…

Hoy soy madre afortunadamente y antes de serlo hice un buen trabajo de duelo para evitar, como en el caso de otras madres y padres, que después sus hijos vivan situaciones de duelos pendientes.

Además he sufrido otras pérdidas, cambios y duelos diferentes.
He estado en los dos lados de la situación, como amiga acompañando y como protagonista o familiar.

Todo este recorrido me ha dotado de una experiencia que quiero compartir. Si además todo esto te parece poco te diré que llevo unos cuantos meses formando en duelo gestacional y perinatal, así como un curso de especialización de duelo.

Los cambios forman parte de nuestra vida. La Muerte es algo seguro con lo que llegamos al mundo. Mientras todos lo evitan, se prohíbe hablar de ello y se vive desde el desconocimiento yo he elegido aprender y enseñar de mi experiencia para ayudar a otras personas que lo viven y de manera especial educar a mi hija con el conocimiento de la misma.

Por todas estas razones encontraras algunos artículos que voy a compartir relacionadas con la misma, creo que aprender es la mejor elección para ser conscientes de lo poco que sabemos.

 

 

 

 

 

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s