156. TUVE QUE DEJAR DE AMARTE, PARA APRENDER A QUERERME.

Tanto la canción, como la película decían mucho de mi forma de amar.

Amar con tanta intensidad puede llegar a doler y herir mucho.

No es comprensible sentir tanto amor por nadie y menos mi capacidad de empatía, perdón, compasión y generosidad.

Tan grande a veces que me he perdido en ella, me he olvidado de mí, me he herido, casi yo misma me he quitado la vida por ser así para seguir arrastrandome casi sin energía.

Durante los útlimos años de mi vida he realizado mi propio trabajo personal para reaprender y formarme en cambiar aquello que podía cambiar y lo demás aprenderlo a gestionar.

No voy a engañar a nadie y menos a mí misma, cuesta ser quien no eres con quien no debes ni puedes, pues siendolo sería mi final y destrucción.

A quienes me conocen, a quienes han seguido trozos de mi recorrido, a quienes alguna parte del mismo han recorrido conmigo, saben como puedo llegar a amar y mi entrega en cuanto hago.

Sé que en estos momentos de mi vida no tengo algunas de las situaciones que quiero y aunque me duelan, son en realidad las que de verdad necesito.

Es curioso, siento que mi entrega y amor , son día a día recompensados con situaciones que no deseo y son realmente las adecuadas.

No voy a esconder ni ocultar mi intensa emocionalidad, incluso es muy fácil verme llorando a mares mientras camino por la calle, simplemente no voy a reprimir mi necesidad de liberar tanta emoción y mi identidad personal de mi gran humanidad.

No concibo la existencia del odio donde pudiera haber tan sólo una pizca de amor, me resulta doloroso e incomprensible asumir un papel de desconocida para la persona que tanto valor le dí, pasando por encima de mi misma y llegandome incluso a despreciar, sentir asco, rechazo y tantas cosas que he tenido y sigo superando.

En esta ocasión mi recorrido y acompañamiento no es en solitario, junto a mi y yo junto a ella, vamos dando pasitos mi hija y yo.

Ahora me toca vivir la otra cara de experiencia, como madre y no ya como mujer y pareja.

Me doy permiso para iniciar una nueva vida, la he ido creando a pesar de mis circusntancias y la he diseñado para sentirme libre, respetada y amada.

No soy mejor que nadie, simplemente quiero ser yo y quererme, aceptarme y ser quien soy.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s