RUTH DESCUBRE QUE ES PAS. LLEGADA A NARNIA.

IMG-20180831-WA0129

Era de noche. Por fin. Qué ganas tenía de que todo parase, de silencio, de envolverme en una manta, tirarme en el sillón y taparme la cabeza con cojines… Estaba muy enfadada con él. Y triste. Y decepcionada. Y muy frustrada. Otra discusión. Tampoco quería alargar el momento de la verdad, así que inicié nuestra acostumbrada conversación por Skype, con una mezcla de volcán y desierto por dentro. Era evidente que no podía salir bien….. Fin de la llamada y yo volvía a sentirme, como tantas veces en mi vida, en el fondo del pozo. Magullada y con hipotermia, tan necesitada de un abrazo que hasta dolía. Los cojines estaban ahí, dispuestos a taparme la cabeza, a protegerme de todo y a hacerme invisible. Pero no podía llorar. En mi mente solo había remolinos, dando vueltas a todo, no entendía nada,  ¿ por qué? ¿Por qué? ¿Por qué no lo puedo parar? ¿Por qué no puedo disimular? ¿Por qué las injusticias me cabrean tanto? ¿¿¿Por qué al resto de las personas no??? ¿Por qué no ven el fondo de las cosas? ¡¡¡Si es evidente!!! ¡¡¡Tienen que verlo!!! Y ¿¿cómo consiguen disimular, tener dos caras, o tres….??  En fin, lo de siempre. Lo he ido escribiendo en las paredes del fondo del pozo, tantas veces he pasado por allí, que ya es un sitio familiar, como una cárcel. Pero sin techo. Sé que saldré de aquí y sé que me va a costar. Siempre salgo. A ver qué me espera luego. ¿Podré evitar volver a caer cuando esté arriba?… Terminaba 2.015, y seguía en el mismo sitio de siempre, dando vueltas a lo mismo.

  Para salir de esa espiral interminable, sé que tengo que cambiar de tercio, y qué mejor que echar un ojo a las redes, a ver qué se cuece por ahí. Y llegué a un artículo que se titulaba “La diferencia entre ser altamente sensible y ser hipersensible”. ¡Anda!. , hipersensible, como yo!…. Y lo que parecieron minutos fueron varias horas, estaba alucinando, todo encajaba, ahora sí. Yo no era hipersensible. Yo era PAS. No podía parar de leer, de un enlace a otro, vídeos, testimonios… Era como si hablaran de mí, me conocían. Tanto que hasta podría haberlo escrito yo. Poco a poco me iba liberando como si fueran quitando piedrecitas de encima de mi cuerpo lapidado. Estaba entusiasmada y muy emocionada. Resultaba que lo mío tenía nombre, y que no eran rarezas aisladas, sino que el conjunto definía mi rasgo. Mi olfato, mi oído. Mis lágrimas hasta por los anuncios de la TV., mi pánico al dolor, mi gran fama de buena consejera, de cazarlas al vuelo, mi ilusión desbordante y mi desbordado sufrimiento. Mi montaña rusa constante. Me sentí muy contenta, como si todos los problemas se hubieran esfumado. Ya me entendía. Y los primeros días lo viví así. Se lo comuniqué entusiasmada a mi chico, como si eso explicara el por qué de nuestras discusiones…. Pero no fue así. Y mientras, yo seguía buceando en el mundo PAS. En realidad estaba muy confusa. Y aunque en los test, la puntuación decía sin lugar a dudas que yo era altamente sensible, también había varios puntos que no se correspondían conmigo, como el tema de la cafeína, a la que  soy inmune quizá por excederme, o la introversión. La dificultad de tomar decisiones y de adaptarse a los cambios. Eso no iba para nada conmigo, que soy todo lo contrario. Quizá no era PAS?  Con quién podría yo hablar de esto? Pues claro, Karina Z. estaba por todas partes. Tenía toda la pinta de ser la persona que más sabía de esto. Su libro me había encantado. Y así hice. Qué nervios!! Nunca había hablado con una coach. Qué me diría? Me arreglaría el problema?? (yo siempre viéndolo todo tan fácil…)  En un par de sesiones descubrí que era muy PAS, extrovertida, y que no era incompatible con mi necesidad de buscar emociones, momentos, cambios, tan gran enemiga de la monotonía, aunque eso mismo me saturaba demasiado. No podía escapar de mí. Mi pozo era yo.  Era evidente que no valía con saber que era PAS. Ahora tenía que saber gestionarlo. Y me dió las claves para entender, que empezaban por entenderme a mí misma, desde una infancia tan tierna como pudiera recordar.

IMG-20180831-WA0130

Y ahí sigo, en trabajo continuo. Ya sabéis lo perfeccionistas que podemos llegar a ser… Pero no todo ese trabajo es duro. Desde que sé que soy PAS, me he hecho más regalos. Un helado, un perfume, más paseos por el monte, he incorporado nueva música, he adoptado otros dos gatos, y he disfrutado muchos grandes y pequeños momentos con mi retoño de cinco añazos. También colaboro con un grupo PAS, dando acompañamiento y sirviendo de antena para más PAS como yo.

Durante todo este tiempo he sentido de todo. Y todo a la vez. Desde alegría por saberme especial, por poder amar tanto, por poder sacar más jugo aún a la vida. También pena por quienes que no pueden. He perdonado mucho. He sentido también mucha esperanza al imaginar que somos capaces de formar un equipo de avatares capaces de salvar al planeta, de preservar la vida y de acariciar las almas (esto de fantasear no es solo cosa mía, ¿verdad?)  He sonreído al ver cómo la naturaleza reparte dones a cada ser, para que todo esté equilibrado. ¡¡¡Qué maravilla, no se le escapa una!!! Estoy descuartizando mis defectos hasta que me muestren mis sombras. Estoy observándome de cerca, para captar qué hace que me desestabilice. Quiero sacar el máximo provecho al rasgo y espero no ponerme muy tozuda y pulirme bien. Y lo más importante para mí, en lo que más me estoy ocupando, es en rodear a mi hijo de aire, y animarle a que se infle, y vigilar que no haya ni un escape. Rebuscar en mi infancia también tiene esta parte buena, y es que puedo evitar que mi hijo no se desarrolle libremente. Y también me siento muy llena, acompañando y arropando a tantas PAS a través del grupo en el que coopero. Ilusionada como una niña con su escondite secreto de hadas y duendes, como tener Narnia al otro lado del armario. Muchas gracias a tod@s de todo corazón. Os deseo mucho ánimo en vuestras luchas, y muchos colores en vuestros caminos. Un fuerte abrazo.

Ruth

Ruth es co-administradora del grupo MAS-PAS Personas con Alta Sensibilidad de Madrid, ha escrito su testimonio de como descubrio que era PAS, ha añadido fotos y música al mismo, para regalarnos en su conjunto, este tesoro que hoy comparto con todos/as lo

Ruth quiero darte las gracias por concederme el honor de compartir conmigo y publicar en mi blog como llegaste a ese puerto, de confiar en mis manos este hermoso relato de tan bella experiencia, la cual sería el inicio del GIGANTE CAMINO que decidistes iniciar y que tanto esta ayudando a otros/as PAS entre ellas a mi. MIL GRACIAS SIEMPRE.

3 respuestas a “RUTH DESCUBRE QUE ES PAS. LLEGADA A NARNIA.

  1. Gracias Ruth por compartir todo ésto. Ha sido un placer leerte y comprobar una vez más que hemos ido caminando todas por la misma senda, en ese carrusel de emociones que nos hacen dar tantas vueltas a nuestra cabeza, que somos inconformistas con las imposiciones sociales que nos hacen marchar en contracorriente. Somos muy afortunadas por sentir tanto, por sentir tan profundo y tan humano. Gracias por estar ahí. Besazos !!!

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s